Las señales de un ataque al corazón no solamente se limitan a las que vemos en las películas o en la TV, que está representada por un fuerte dolor en el pecho. Existen otras que pueden ponernos en alerta y pueden ayudarnos a salvar la vida.

Entre los signos de alerta del ataque cardíaco se encuentran los siguientes:

· Presión, ardor, tensión o molestia opresiva en el pecho que dura cinco minutos o más.
· Molestia constante que parece indigestión.
· Presión incómoda del pecho que irradia a los hombros, los brazos, el cuello, la mandíbula o la espalda.
· Mareo, desmayo, sudor o malestar de estómago.
· Dificultad para respirar sin que haya una explicación obvia.
· Ansiedad, debilidad, náuseas o cansancio inexplicables.
· Conciencia de tener alteraciones de los latidos normales del corazón, con sudor inexplicable y palidez de la piel.

Es importante que si alguno de estos síntomas dura más de 5 minutos vayas al hospital más cercano pues es mejor que sea una falsa alarma a que pierdas minutos importantes para poder salvar tu vida. Recuerda también siempre tener a mano el número de emergencias en caso estés solo.

Nunca pases por alto ningún síntoma de los que te mencionamos. Recuerda que tu vida es valiosa y es importante siempre estar atento a cualquier cambio.

Publicado en Cardio

Las enfermedades cardiacas son una de las principales causas de muerte en todo el planeta. Aunque algunas pueden ser hereditarias, está en nuestras manos el detener el progreso y el fortalecer al corazón para que siempre se mantenga sano.

Algunas de las cosas que puedes hacer para mantener tu corazón sano son las siguientes:

1. Realiza ejercicio durante 45 minutos diarios para mejorar la circulación y reducir los niveles de estrés.

2. Disminuye el consumo de sal y de azúcar para mantener los niveles de presión y de oxígeno en óptimas condiciones.

3. Evita fumar.

4. Pierde peso en caso de tener sobrepeso.

5. Mejora tus comidas incluyendo frutas, verduras y legumbres.

6. Duerme bien.

7. Evita el estrés.

Con estos pasos a realizar te estarás asegurando que tu corazón estará cada vez en mejores condiciones. Recuerda siempre visitar periódicamente a tu médico y en caso de tener alguna enfermedad diagnosticada no faltar a tus citas programadas.

Publicado en Cardio

La sal que consumes diariamente está compuesta por sodio y cloro, los cuales son necesarios para la actividad celular, muscular, nerviosa, así como para el equilibrio hidroelectrolítico del organismo.

La organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que el consumo de sal diario no debe pasar los 6g. Esto quiere decir que si los alimentos contienen sus propias cantidades de sodio y el consumo de sal debe ser moderado, entonces no necesitaríamos agregar sal a los alimentos. Sin embargo esto no es fácil porque por mucho tiempo hemos utilizado la sal como uno de los ingredientes más esenciales en la elaboración de alimentos.

La sal promueve la retención de líquidos y en exceso, la presión que puede ejercer en las arterias es grande, provocando así la aparición de hipertensión y esta a su vez causa enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares.

Es necesario que cuides tu salud, reduciendo el consumo de sal y estos consejos te serán muy útiles:

1. Consume más frutas y verduras que son alimentos muy frescos.
2. Ponle sal a tus comidas hasta que el plato ya esté servido y no mientras lo cocinas.
3. Sustituye la sal por especias que aporten sabor a las comidas.
4. Antes de cocinar los vegetales, lávalos.
5. Si comes fuera de casa, pide al mesero que le ponga menos sal a tu comida.
6. Lee las etiquetas de los alimentos que compres y asegúrate que no se excedan en sal.

 

Publicado en Nutrición

Recordemos que el colesterol es una grasa natural que está presente en todas las células y se produce principalmente en el hígado. El colesterol se convierte en vitamina D a través de los rayos solares, cuidando tu cuerpo de la deshidratación. Las células sexuales y las tiroideas se forman gracias al colesterol.

Los niveles que el colesterol presenta en tu cuerpo son:

Normal: Menos de 200 mg/dl

Normal-alto: Entre 200 y 240 mg/dl. Se considera hipercolesterolemia a los niveles de colesterol total superiores a 200 mg/dl.

Alto: Por encima de 240 mg/dl

El colesterol alto se convierte en un riesgo para tu salud pues esa grasa de más se acumula en las arterias lo que causa que el flujo de sangre se reduzca también trayendo consigo problemas cardíacos al punto de llegar a un infarto, un ataque cerebral y complicaciones en las funciones del hígado y los riñones. No hay síntomas específicos para detectar el colesterol alto, el diagnóstico se realiza a través de exámenes de sangre.

El organismo produce más colesterol para compensar la falta de energía que el cuerpo pueda tener. Si te ejercitas en ayunas o pasas mucho tiempo sin comer, no dudes que tus niveles de colesterol subirán.

Cuida tu salud pues como podrás darte cuenta tu cuerpo puede activar en mayor cantidad algunas funciones que pondrán en riesgo tu salud. Ejercítate, come saludablemente y realízate chequeos médicos de manera periódica para mantener tu colesterol en control.

Publicado en Cardio

La hipertensión es una de las enfermedades más frecuentes y que más afecta a las personas alrededor del mundo.

Aparte de los medicamentos recetados por el médico que son de mucha ayuda, existen otras formas con las que puedes contribuir a reducir la presión arterial. Son cambios en tu vida diaria que ayudan enormemente a mantener esta enfermedad bajo control.

1. Alcanza tu peso ideal: El sobrepeso es una de las principales causas de la subida de la presión arterial, por eso es necesario eliminar todas esas libras que tengas demás para poder estabilizar de mejor manera tu presión.

2. Hacer ejercicio con frecuencia: El hacer ejercicio durante 60 minutos durante 6 días de la semana te ayudará a reducir la presión arterial.

3. Alimentación Sana: Consumir alimentos como frutas, verduras, cereales y productos lácteos sin grasa, es de mucha ayuda para las personas que quieren controlar la presión arterial.

4. Disminuir el consumo de sodio: Utiliza hierbas u otros condimentos naturales para las comidas y ya no utilices sal para cocinar.

5. Vigilar la ingesta de alcohol: El alcohol no es bueno para las personas que sufren de hipertensión por lo que es necesario limitar al máximo su consumo.

6. Controlar el estrés: Para controlar la hipertensión también debes controlar tu estrés, por lo que es necesario que pongas atención a las situaciones que te causan estrés y las manejes de mejor manera.

7. Reduce el consumo de cafeína: El consumir cafeína puede causar subidas rápidas de la presión arterial, así que limita tu consumo de café a 1 taza máximo.

Recuerda siempre llevar tus controles con el médico. No faltes a tus citas porque supones que ya te sientes mejor, es necesario que un médico te evalúe y lleve registro de cómo va tu padecimiento. Así lograras tener esta enfermedad bajo control de mejor manera.

Publicado en Cardio

Cada vez son más los estudios que muestran que el estrés crónico podría ser una causa directa de las enfermedades cardíacas. El exceso de estrés a largo plazo no es bueno para la salud de tu corazón, básicamente porque aumenta el riesgo de sufrir un infarto. El estrés tiene un efecto negativo en hombres y mujeres y eleva el riesgo de enfermedad coronaria en un 68%.

El estrés desempeña un papel muy importante en tu sistema inmunológico y puede impactar en tu presión arterial, niveles de colesterol, química cerebral, niveles de azúcar en la sangre, equilibrio hormonal, y cada vez es más visto como un marcador de riesgo cardiovascular.

Algunos síntomas que se presentan en las personas con enfermedad cardíaca cuando están bajo presión son el dolor de pecho, y si sus arterias están tapadas, es probable que el corazón no reciba la sangre extra que necesita durante una situación de estrés. Esto puede ocasionar que los niveles de oxígeno en el corazón sean inadecuados. Así mismo, se elevan los niveles de presión arterial, actuando como factor detonante en aquellos individuos que tienen predisposición a padecer hipertensión.

Las personas estresadas suelen reunir además otros factores de riesgo cardiovasculares relacionados con la falta de hábitos saludables. Cuando estamos estresados, los músculos se ponen tensos, se eleva la frecuencia cardíaca, se incrementan los valores de la presión arterial, el corazón late más rápido y aumentan las demandas de oxígeno de este órgano, lo que hace que el corazón trabaje más. Esta necesidad de oxígeno puede ocasionar una angina de pecho.

Llevar una dieta adecuada y hacer ejercicio, son acciones que te ayudan a manejar el estrés de mejor manera y a evitar daños al corazón. Cuídate y disfruta de una vida más sana y plena.

Publicado en Noticias de la semana

Las legumbres son ricas en proteínas, minerales y fibra. Por eso es recomendado tomarlas combinadas con cereales para tener una fuente de proteínas sumamente completa.

Entre los muchos beneficios que tienen, ayudan a mantener el peso, mejorar la glucemia y la presión arterial, ayudan a ir al baño, previenen del cáncer de colon.

Un estudio reveló que las personas que consumen al menos 4 veces a la semana legumbres, tienen un 22% menos riesgo de padecer enfermedades del corazón que aquellos que las consumen menos de una vez a la semana.

El comer una porción al día de legumbres ayuda a las personas a reducir el colesterol malo y a reducir los riesgos de padecer una enfermedad cardiovascular.

Las legumbres tienen un índice glucémico bajo, por eso se descomponen lentamente y tienden a reducir las proteínas animales, también las grasas malas y las grasas trans, por eso es importante consumirlas durante todo el año.

Las legumbres son ricas en minerales como hierro, magnesio, potasio, fósforo y zinc; aportan Vitaminas del grupo B; poseen un bajo contenido en grasa y nada de colesterol.

Publicado en Cardio

Las frutas son esos regalos de la naturaleza llenos de vitaminas, minerales y fibra. Son esenciales en nuestra pirámide de nutrición, siendo 5 las piezas que debemos tomar al día.

Toma siempre la fruta en su forma fresca. Ya sea en su pieza entera o en su jugo. Con ello queremos decirte que no serán adecuadas las mermeladas que por ejemplo compramos en el supermercado. Una mermelada de naranja o de fresa, nunca contendrá las vitaminas naturales de la fruta original. Además sus azúcares no son nada sanos.

Compra fruta cuando está en temporada, te costará un poco menos y su sabor y sus propiedades serán más beneficiosas para tu corazón. Aprovecha pues aquellas frutas que sean típicas de tu tierra, intentando no transformarlas demasiado, es decir, no les añadas azúcar, ni sal, etc.

Las mejores frutas por color para el corazón son:

Rojas: Las fresas, la sandía la toronja, cerezas, arándanos.
Verde: Manzana, kiwi, peras
Morado: Mora, bayas de sauco, ciruelas, uvas
Otras: El melón, piña, plátano, banano, los higos, melocotones.

Publicado en Cardio
Página 4 de 9